Escapate

Cuadrilla de la Llanada Alavesa

Qué ver en Llanada Alavesa

¿Qué ver en la Llanada Alavesa? La Cuadrilla de la Llanada Alavesa tiene numerosos y diversos lugares para descubrir. Pedalea por las llanuras de la cuadrilla para encontrar auténticas joyas del románico o viajar hasta la prehistoria en el Dolmen de Sorginetxe. Antiguos castillos, iglesias, palacios… Y si tienes fuerzas después de pedalear, ¿Qué tal un poco de aventura haciendo rapel y barranquismo por la cueva de La Leze?

Las joyas de la Llanada

Las joyas de la Llanada

En plena Llanada Alavesa nos encontramos cuatro iglesias románicas como las de Gazeo, Alaitza, Añua y Arbulo de un incalculable valor artístico cultural. Estos templos representan la singularidad de la arquitectura románica en Álava en su máximo esplendor.

Destacan en ellos las misteriosas pinturas rojizas en sus ábsides en las cuales se recrean escenas bélicas y que han dado para numerosas interpretaciones y teorías, sobre todo en la Iglesia de la Asunción de Alaitza.

La Iglesia de San Martín de Tours de Gazeo ha sido a lo largo de los siglos un templo de advocación jacobea visitado por miles de peregrinos. Un punto fundamental en el recorrido del Camino de Santiago a su paso por Álava. Las policromías que inundan el ábside, las paredes y bóvedas son uno de los conjuntos góticos más fascinantes del País Vasco.

Casco Antiguo de Agurain

Casco Antiguo de Agurain

El Casco histórico de Agurain, rebautizada como Salvatierra en el siglo XIII, fue declarado conjunto histórico en 1975. Sus calles adoquinadas, han sido testigo a lo largo de los años, del paso de miles de peregrinos, que desde Gipuzkoa atravesaban el túnel de San Adrián y se dirigían a la capital alavesa por el “Camino del Interior”.

Sus palacios y sus casas blasonadas, están llenas de historia, así como sus pórticos, llamados olbeas, que servían para la celebración del mercado en días de lluvia y también como punto de reunión. Las Iglesias de Santa María y de San Juan Bautista destacan en ambos extremos de la muralla defensiva.

Castillo de Gebara

Castillo de Gebara

En lo alto del pueblo de Guevara, se alzaba imponente hasta 1839 el Castillo de Guevara. Levantado en el siglo X y posteriormente reconstruido en el XV a semejanza del Castillo de Sant Angelo de Roma, fue un importante bastión defensivo en un punto estratégico entre Álava, Gipuzkoa y Francia, enmarcado en el Camino Real de las Postas al Reino de Francia.

Aunque derruido tras la primera sublevación carlista en 1839, aún se conservan algunos muros de sillería de más de un metro de grosor y bajo ellos, varias galerías abovedadas.

La leyenda cuenta que este imponente castillo-fortaleza fue morada de un duende maligno, que atemorizaba a todo aquél que se acercaba y por eso nadie osaba a habitarlo.

Dolmen de Sorginetxe (Arrizala)

Dolmen de Sorginetxe (Arrizala)

Junto a Arrizala, al sur de Agurain, se encuentra uno de los monumentos megalíticos mejor conservados del País Vasco, el dolmen de Sorginetxe. Este monumento funerario fue contruido en el Neolítico, aproximadamente en el año 2.500 antes de Cristo. En esta época los pastores enterraban a sus seres queridos en este lugar, como así lo atestiguan los restos óseos encontrados en las excavaciones realizadas a finales del s XIX.

Su cámara está formada por 6 losas, una de ellas caída y cubierta por otra de gran tamaño. Este dolmen encierra multitud de leyendas, una de las cuales nos cuenta que fue construido por las brujas, de ahí su actual nombre.

Parques y playas)

Parques y playas

El Parque Provincial de Garaio es una de esas joyas que esconde Álava. Ubicado en una de las colas del embalse de Ullíbarri-Gamboa, a escasos kilómetros de Vitoria-Gasteiz, se forma una pequeña península rodeada de playas artificiales con bandera azul. Estos espacios son ideales para relajarse, hacer deporte por sus infinitos senderos o encontrarse con la naturaleza, ya que tiene una amplia diversidad de flora y fauna.

A escasos metros de Garaio, nos encontramos con el Parque Ornitológico de Mendixur. Un lugar estratégico de gran fama para los amantes del birding, por la abundancia y variedad de aves acuáticas que se asientan sobre los humedales.

La Leze

La Leze

Situado en la zona más meridional del Parque Natural de Aizkorri, nos encontramos con la impresionante cueva de La Leze, la gran joya de la corona del barranquismo en el País Vasco.

Esta inmensa cavidad de 80 metros de altura ha sido labrada por el paso del arroyo Artzanegi durante millones de años, transformándose en un río subterráneo que hace las delicias de los aficionados a los deportes de aventura. 6 rapeles, 2 saltos de 3 metros de altura y 3 toboganes solamente iluminados por la luz de nuestros frontales, completan una experiencia solo apta para valientes.